Novedad en Madrid

Todo sobre el turismo en Madrid

Ultimas Novedades

Los conservadores de España confían en Feijóo, el tipo aburrido que gana todas las elecciones con una victoria aplastante



Alberto Núñez Feijóo, el político conservador que según las encuestas se convertirá en el próximo presidente del Gobierno de España, le gusta recordar a la gente que en el fondo es solo un «chico de pueblo» afable del noroeste rural del país. Un tipo humilde, franco y hasta aburrido, como le gusta definirse.

El candidato conservador del Partido Popular en las elecciones generales del domingo es un gran desconocido fuera de España, pero ha sido el líder regional más fuerte del país en lo que va de siglo y nunca ha perdido una elección. Feijóo fue un aplanador político durante los 13 años que gobernó la región noroccidental de España, Galicia, hogar del dictador del siglo XX Francisco Franco y del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien gobernó España de 2011 a 2018 como líder del PP.

Feijóo tomó el poder como presidente autonómico de Galicia en 2009 y acumuló cuatro mayorías absolutas hasta 2022, cuando dimitió para poner rumbo a Madrid con la misión de salvar a su partido de la mayor crisis de liderazgo de su historia.

Feijóo forjó su imagen pública de gestor sensato. Según él, es la antítesis del actual presidente del Gobierno socialista de España, Pedro Sánchez, a quien Feijóo acusa de decir o hacer cualquier cosa para aferrarse al poder.

«Feijóo es un político avezado, un buen gestor, que no destaca ni para bien ni para mal, y eso hasta puede ser positivo», afirma Miguel Anxo Bastos, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Santiago-de-Compostela (USC). ). “No tiene una agenda ideológica muy fuerte, pero es más progresista que su partido. Es una especie de socialdemócrata conservador que defiende el papel del Estado. No quiere revolucionar nada, solo hacer funcionar el servicio. »

Pero sus críticos dicen que debajo de su apariencia inofensiva yace un activista despiadado que, llegado el momento de las elecciones, puede sembrar el barro como el mejor de ellos. El único lema de Feijóo desde que fue nombrado líder conservador de España ha sido «abolir el sanchismo», una forma de referirse a la forma de gobernar de Sánchez.

“Al abolir, quiere decir acabar con el estilo, no con la sustancia (del gobierno de Sánchez). No deberíamos esperar un cambio significativo si Feijóo se convierte en primer ministro. Como mucho, dará un paso atrás en algunas de las leyes más controvertidas de Sánchez, como la Ley de Memoria Histórica o la Ley de Derechos de las Personas Transgénero para la Libre Determinación del Género”, dijo Xosé Luis Barreiro, eminente expolítico y politólogo gallego, autor de una recopilación de hechos y pensamientos del candidato del Partido Popular.

Barreiro dice que la gran virtud de Feijóo es su dominio de los tiempos. Tras una exitosa carrera como alto funcionario en Galicia y Madrid, que incluyó un paso al frente del servicio postal español, se incorporó al PP a los 41 años y ahora se presenta por primera vez a las elecciones generales a los 61 años. Si tiene éxito, será el presidente español de mayor edad en asumir el cargo por primera vez.

Incluso en su vida privada, Feijóo es un hombre que espera su momento. Conoció a su actual pareja, Eva Cárdenas, ex ejecutiva de Zara Home de Inditex, en 2009, pero no iniciaron una relación hasta cuatro años después. En 2017, cuando Feijóo tenía 55 años, nació el primer hijo de la pareja, Alberto Jr. Fue una alegría para la madre del candidato, Sira Feijóo, que en un vídeo electoral de 2009 lamentaba que su hijo «dice que se casó con Galicia, pero Galicia no me da nietos». Una declaración bastante monástica que resume a la perfección el espíritu de Feijóo. En el mismo video, Micaela, su hermana, utilizó los términos «alejante» y «ratón de biblioteca» para describir la imagen que cree que transmite la candidata conservadora.

Feijóo se enfrenta a un desagradable dilema si gana las elecciones: formar una coalición con el partido de extrema derecha Vox si no obtiene la mayoría absoluta, que las encuestas casi descartan. Sería la primera vez que la ultraderecha entra en el Gobierno español desde el final de la dictadura franquista. Feijóo ya ha admitido sutilmente que si lo necesita lo hará, como bendijo la entrada de Vox en varios gobiernos regionales tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo.

Vox ha hecho una feroz campaña para derogar las leyes de violencia de género y reducir los poderes del gobierno regional, posiciones que podrían ponerlo en conflicto con Feijóó, especialmente dados sus antecedentes como hablante del dialecto gallego local y del estado descentralizado español. Comparado con el candidato de Vox, Santiago Abascal, e incluso con la generación más joven del Partido Popular, Feijóo es un conservador atrasado, más interesado en equilibrar el presupuesto que en guerras culturales con la izquierda española.

Feijóo está obsesionado por su relación con Marcial Dorado en la década de 1990. Dorado era un empresario que, mientras brindaba servicios a la administración gallega cuando Feijóo era el número 2 en su departamento de salud, también dirigía una notoria red de contrabandistas de cigarrillos.

Feijóo y Dorado mantuvieron una estrecha amistad durante casi una década. Compartían escapadas de verano y vacaciones navideñas. En 2013 se revelaron varias fotografías de sus viajes y paseos en barco por Galicia a partir de 1995. Una fotografía en particular, que muestra a Feijóo en traje de baño y gafas de sol posando a bordo de un yate con Dorado, lo ha perseguido desde entonces. Dorado actualmente cumple 10 años de prisión por tráfico de drogas y lavado de dinero.

Feijóo dijo que una vez que se enteró de las actividades ilegales de Dorado, inmediatamente cortó los lazos. Los socialistas intentan expresar la amistad difícil de explicar en la recta final de la campaña.

Deja un comentario