Primer ministro promete reconstruir isla española afectada por erupción volcánica

[ad_1]

El primer ministro de España prometió el domingo reconstruir la isla de La Palma, donde una erupción volcánica ha escupido lava fundida y una espesa nube de ceniza piroclástica en las últimas dos semanas, destruyendo hogares y cultivos de banano. La erupción no indica que vaya a terminar pronto.

La lava que fluye de los respiraderos en la Cordillera Volcánica Cumbre Vieja ha destruido más de 900 edificios y ha desplazado a alrededor de 6,000 personas hasta ahora, y se han abierto nuevos respiraderos hace solo unos días. La isla de 85.000 habitantes se encuentra en el archipiélago español de las Islas Canarias, en el Océano Atlántico, frente a la costa noroeste de África.

Al regresar por tercera vez desde la erupción del volcán el 19 de septiembre, el primer ministro Pedro Sánchez anunció el domingo una ayuda de 206 millones de euros (238 millones de dólares) para los isleños afectados.

Según Sánchez, el dinero permitirá reconstruir infraestructura crucial para la economía de la isla, principalmente redes de riego para la importante industria bananera y de exportación.39; otros cultivos agrícolas, así como carreteras que dan servicio a las rutas de senderismo y playas que atraen turistas. Los fondos también tienen como objetivo crear puestos de trabajo y reducir los impuestos para los residentes de La Palma.

"Nos enfrentamos a una prueba de estrés porque no sabemos cuándo terminará la erupción del volcán", dijo Sánchez durante una conferencia de prensa televisada. “Pero los ciudadanos deben saber que cuando termine, el gobierno español estará allí para ayudar con la enorme tarea de reconstruir La Palma y brindar un horizonte de prosperidad.

El gobierno ya aprobó un fondo de emergencia por separado de 10,5 millones de euros (12,2 millones de dólares) el mes pasado para comprar viviendas y necesidades básicas para aquellos que han visto sus vidas, casas enterradas bajo roca fundida.

Los ríos de lava han recorrido más de 6 kilómetros (casi 4 millas) y, después de llegar a la costa de la isla, ahora se precipitan hacia el Océano Atlántico, donde una península de más de 28 hectáreas (70 acres) crece y se extiende hacia el mar.

El domingo, el Instituto de Vulcanología de Canarias, Involcan, dijo que la actividad explosiva en las bocas del volcán se había intensificado, mientras que el Instituto Geográfico de Volcanes del país, IGN, registró varios sismos de mediano alcance.

A pesar de las espectaculares imágenes de la erupción y sus daños materiales, no se reportaron víctimas, principalmente debido a las rápidas evacuaciones.

[ad_2]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: