Los residentes de La Palma exigieron cerrar, sellar puertas y ventanas en medio del temor a los gases tóxicos

[ad_1]

Las autoridades han ordenado a los residentes de la costa oeste de La Palma que cierren y sellen puertas y ventanas con cinta adhesiva y toallas húmedas para protegerse de los gases venenosos arrojados por la lava del volcán Cumbre Vieja.

Las personas deben "proteger las vías respiratorias con un paño húmedo que cubra la boca y la nariz", dijeron los servicios de emergencia.

Esto sucedió cuando el gobierno de la isla estableció una zona de exclusión de 3,5 kilómetros (2 millas) en tierra y un perímetro de dos millas náuticas en el mar para garantizar la seguridad de las personas.

Diez días después de la erupción volcánica, la lava brotó de un acantilado en el mar Atlántico la madrugada del miércoles en el área de Playa Nueva, enviando una pirámide de lava roja a 50 metros de altura sobre el mar.

"Se ha formado un 'delta' de lava que va ganando terreno en el mar", tuiteó el Instituto Oceanográfico Español.

Los expertos habían advertido que la entrada del magma candente al mar podría liberar nubes de gas ácido en el aire, lo que podría irritar la piel, los ojos y el tracto respiratorio y posiblemente causar dificultades respiratorias.

La vida marina también podría verse afectada por la mezcla de lava con agua de mar, dijeron las autoridades.

Sin embargo, las condiciones de viento durante la noche arrojaron gas al mar, lo que redujo el riesgo, dijo Rubén Fernández, jefe del Comité de Emergencia Volcánica de Pevolca en Canarias.

"Sigue siendo relativamente peligroso", advirtió Fernández en una entrevista con la radio española RNE.

Unos 300 habitantes de la localidad de Tazacorte, un pueblo cercano al mar, fueron evacuados el martes.

Se han cerrado todas las carreteras hacia la parte sur de la isla, excepto los vehículos de emergencia.

El presidente regional de Canarias, Ángel Víctor Torres, dijo que era un "momento peligroso" porque "la lava a 1.000 ° C entraba al agua a 22 ° C" por las emisiones, la toxicidad y las explosiones.

"Lo que ahora estamos esperando es que (la lava) deje de extenderse y no afecte a más hogares", agregó.

Desde la erupción de la Cumbre Vieja, miles de personas han sido evacuadas y más de 600 casas han sido destruidas.

Las plantaciones de banano, que representan alrededor del 50 por ciento de la economía de La Palma, también han sido destruidas.

El aeropuerto de La Palma permanece abierto pero los vuelos se han retrasado.

España clasificó el martes a La Palma, una isla en el norte del archipiélago frente a la costa occidental de África, como zona de desastre y destinó 10,5 millones de euros de apoyo financiero a la isla.

Isabel Rodríguez, portavoz del gobierno español, dijo que se adquirirán inmediatamente 107 casas para las familias que quedaron sin hogar debido a la erupción volcánica.

Organizaciones benéficas y empresas de toda España están recaudando fondos para las familias que lo perdieron todo cuando sus hogares fueron destruidos.

[ad_2]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: